aerotermia

El cambio climático es un fenómeno que afecta negativamente a cada ser vivo del mundo, el mismo debe ser detenido de inmediato, mediante la colaboración de todos. Justamente por este motivo surge como alternativa real de eficiencia energética la aerotermia, una fuente de energía renovable capaz de aprovechar al máximo la energía del aire exterior de una edificación, con la intensión de optimizar las temperaturas dentro de ella.
El aspecto más relevante de esta fuente de energía, que desgraciadamente aún no tiene máxima difusión, es el hecho de que basta con un solo componente, conocido como la bomba de calor aire?agua, para conseguir una sensación térmica óptima en los calurosos meses de verano, gracias a que funciona como un aire acondicionado integrado en todos los espacios del edificio.
Mientras que en los meses de invierno, en lo que las temperaturas descienden drásticamente, es capaz de fungir como un sistema de calefacción regulable, a la vez que dota a la edificación de grandes cantidades de agua sanitaria caliente.

¿Cómo funciona la aerotermiaen verano y en invierno?

Esta es una pregunta muy interesante, por lo que es conveniente explicar ambos comportamientos de forma independiente:

Aerotermia en verano

Es posible comparar el funcionamiento de las bombas de calor con el de los aires acondicionados convencionales, pero con la diferencia de que actúa de forma inversa. Esto quiere decir que el compresor desprende aire frío al interior de la edificación, gracias a que recibe el gas refrigerante a baja presión proveniente de un evaporador.

Aerotermia en invierno

Este ingenioso sistema traslada el calor del aire exterior hacia el interior del edificio, utilizando como vehículo el líquido refrigerante. De forma más específica, la aerotermiaconsiste en someter el líquido de refrigeración a niveles de presión bastante altos, consiguiendo de esta forma una irradiación de calor económica.

Ventajas de utilizar la aerotermia

A continuación encontrarás las razones básicas para conseguir un sistema de este tipo:
– Ahorro económico, puesto que solo deberás pagar a tu empresa de electricidad menos del 25% del total que pagarías con un sistema tradicional.
– Limpieza del aire, gracias a que no genera ningún tipo de residuos o humo desagradable.
– La instalación no es complicada, siempre que contrates nuestros servicios especializados.
– Los costes de adquisición se ven cubiertos en poco tiempo, debido al ahorro real que representa el sistema.